proscar canada buy prednisone online lasix canada buy cialis online delivery usa abilify without prescription doxycycline without prescription amitriptyline no prescription topamax without prescription Online Vipps Pharmacy amitriptyline canada buy strattera without prescription buy aricept online canadian diflucan

Tras mucho tiempo con el blog parado, vuelvo a escribir, sin compromiso por mi parte por tener una periodicidad más allá de la que mi actividad me permita. Esta entrada viene a colación de una conversación mantenida en un grupo de WhatsApp de fisioterapeutas, a cuenta de la dificultad en la lucha contra el intrusismo.

Aquí podéis ver lo que ya escribí sobre el tema en Septiembre de 2013, y como la situación poco ha cambiado, no retomaré el asunto.

Durante esa conversación se habló de la necesidad de cambiar la dirección de nuestros esfuerzos. En realidad, más bien de mantener la que llevamos y abrir un nuevo foco de lucha. De, además de luchar por el acoso, derribo y castigo del intruso y de luchar en conversaciones con las instituciones sanitarias por un control riguroso de los centros intrusos –asunto en el que me consta se está dando un nuevo impulso en Andalucía-, centrar esfuerzos en hacer entender a la población en general la diferencia entre la Fisioterapia y lo que no es Fisioterapia.

Imagen obtenida de liderazgo.blogspot.com

Imagen obtenida de liderazgo.blogspot.com

Claro, que para ello, en mi opinión, tenemos también un gran trabajo que hacer dentro de la misma profesión, pues creo que, como muchos me habréis leído muchísimas veces, que el principal problema lo tenemos dentro, principalmente unficando mensajes en pos de la Fisioterapia Basada en la Evidencia.

En mi opinión, esa sensibilización de la población debe cambiar el sentido que se viene haciendo hasta ahora. Hasta ahora se viene luchando, generalmente y con excepciones, desde el miedo. Cuando explicamos a alguien el problema de acudir a un intruso lo hacemos enfatizando justamente eso: los problemas que pueden surgir. Y creo que la profesión tiene suficiente calado, profundidad y capacidad para hacer estas campañas (personales o institucionales) desde la positividad. Debemos empezar a enfatizar lo bueno que tiene acudir a un fisioterapeuta: los beneficios para la salud, para el autocontrol, la reducción en la toma de medicamentos… Lo que queramos, pero en positivo. Como digo, creo también que eso, para poder demostrarlo con hechos, requeriría hacer una profunda autocrítica y revisión de muchos procesos que se realizan (por motivos justificados o no) en multitud de centros de trabajo. Por ejemplo, conseguir introducir el paradigma del movimiento en la sociedad como hecho diferenciador y positivo, para mí esencial para el desarrollo de nuestra profesión, se me antoja imposible sin un profundo cambio dentro de los propios profesionales. Pero está en nuestra mano hacerlo, y creo que estamos en el momento oportuno.

En su última entrada ya lo dice @aroterapia, ¿somos el mono que va a por el plátano o el que permanece estático sin saber por qué?

Así que, ¿nos sumamos al carro del cambio?

3 Comentarios

    • Bea López

      ¡Hola, Javi! Te debía un comentario para esta entrada, y una López siempre paga sus deudas.

      Me gusta este detalle de diferenciarnos de los quiromasajistas y demás intrusos desde un enfoque positivo. Creo que no debemos caer en el error de generalizar que todos los quiromasajistas son intrusos; alguno habrá que se limite a dar masajes relajantes, ¿no? Es más, hace poco pasé por uno de estos sitios con servicio de spa y masajes, y en el folleto decía que no recomendaban el servicio a personas con problemas cardiovasculares y algunas patologías más. Me pareció un ejemplo esperanzador de que hay quien quiere hacer las cosas bien, dentro de su marco legal y competencial.

      Aun así, me gustaría hacer una puntualización: tanto instrusismo como extrusismo comienzan en las formaciones.

      En el caso de los quiromasajistas y osteópatas no-sanitarios/no fisioterapeutas, reciben formación de técnicas propias de fisioterapia, como manipulaciones vertebrales. Se les enseña que pueden hacerlo. Sí, es responsabilidad del alumno leer la letra pequeña de “titulación sin validez académica”, pero los primeros en dar ejemplo de esa frase deberían ser los formadores, que como comenta Fisiotroclea, no son honestos y enseñan a sus alumnos a torear la ley. No creo que hubiera problema si se limitaran a dar masajes relajantes o a vender la creencia de que las emociones se relacionan con órganos concretos, informando de que esa creencia no está sustentada en ningún estudio o hecho científico demostrable; igual que no tengo problema en que haya gente que se sienta cómoda creyendo en la Fuerza, porque en ningún momento George Lucas nos ha vendido que la Fuerza exista de verdad.

      En el caso de la fisioterapia, creo que Fisiotroclea ha comentado sobradamente el problema con las formaciones pseudocientíficas que se ofrecen en la carrera y en el postgrado. Pero me gustaría incidir en que también puede mostrarse una imagen equivocada de la fisioterapia con nuestro propio repertorio de técnicas. Digo esto pensando en un ejemplo concreto: llegó a mis oídos que un profesor de mi facultad, en Fisioterapia General (asignatura de primero de carrera en la que se enseñan nociones básicas de masoterapia tipo amasamiento, pinza rodada, etc.), les dijo a sus alumnos de primero que con lo que estaban aprendiendo ya podían empezar a cobrar dando masajes por las casas. Así tal cual. Así de fuerte. De nuevo, es el formador el que no está siendo honesto con el marco legal y competencial de la fisioterapia.

      En resumen, creo que es importante conocer nuestra identidad (ni yo misma la tengo clara a veces después de lo que he visto en la carrera), pero eso es difícil si los que nos enseñan esa identidad nos dan una información que se aleja de la realidad, bien porque tampoco la conocen, bien porque les beneficia más una identidad distorsionada.

      reply
    • Fisiotroclea

      No veo ningún comentario y eso q muchos han leído y compartido tu entrada, además de q el tema elegido suele suscitar gran interés y controversia a la vez entre el colectivo.
      Bien pues hace 2 días, entre en un grupo de fb «Quiroprácticos», se jactaban de que eran los expertos en la tecnica del Masaje (Angélicos, como si solo con masaje se solucionarán los problemas…) y lo que llamó poderosamente mi atención, es lo que se aconsejaban para no ser sancionados por intrusismo: «No pongáis la palabra sanitario, salud, patología etc… pq eso es de los Sanitarios, y nosotros aun no estamos reconocidos como tales»
      Ahi le han dado!!!
      El paciente no entiende ni de técnicas ni de legislaciones ni decretos etc pero si saben diferenciar entre sanitario y no!! Sanitario.
      Y ese mensaje es el q creo q yo q va a calar más en la población
      Por otra parte, en cuanto al nuevo paradigma de la fisioterapia y al extrusión (q creo q es tb a lo que te refieres no de manera explícita, y corrígeme si me equivoco), es muy complicado: lo mismo q yo huyó de temas lejos de lo que son mis competencias y entiendo que mi formación y práctica clínica debe estar basada en la evidencia científica, hay quien x el contrario enfoca más su práctica asistencial a temas de Reiqui (no se si se escribe así, jijiji fijate tu lo q me interesa el Reiqui ese) o par biomagnetico, y demás «terapias naturales alternativas o como «miercoles» se llamen. Y su elección y como cambiar eso?
      Además, desde las Universidades ( o algunas x no decir todas) tampoco están ayudando mucho.
      En fin, que me gusta el tema, q no es nada sencillo, y q me encanta q retomes tu blog.
      Un abrazaco desde Almeria

      reply
      • FISIOTERAPIA SANTACRUZ

        Gracias por el comentario, Fisiotroclea. UN placer tenerte por aquí. Vayamos por partes.
        Está claro que el que ejerce el instrusismo ya conoce la legalidad y va por delante de la misma para poder seguir ganando dinero de forma éticamente dudosa, cuando menos. Por eso creo que ese cambio de enfoque es tan necesario, porque por el camino que estamos siguiendo, a pesar de que el trabajo (especialmente aquí en Andalucía) es espectacular, nunca va a ser suficiente. Educando a la población en nuestros beneficios, en nuestras capacidades -ya sea por ser sanitarios, por nuestra formación reglada y universitaria- en lugar de educarla sólo en lo «peligroso» que es que los intrusos carezcan de ella, es clave. Quizás, como comentas, uno de los puntos de partida sea la distinción: «somos sanitarios, y por eso nosotros tenemos esto de positivo». Mencionar a «los otros» es darle más publicidad de la cuenta, diría.
        Con respecto a la segunda parte, creo que tú misma das la que para mí es la clave al final de la reflexión: las universidades. Han mejorado, en general, bastante desde que yo estudié, pero es la base para que los futuros fisioterapeutas estén enfocados a hacer crecer la profesión como ciencia, ya que es donde se forja su mentalidad como fisioterapeutas. Cambiar después, como hemos tenido que hacer muchos de nosotros, al pensar que estábamos equivocados, es mucho más difícil. Pero ese es un debate que da para mil entradas de blog.
        Un abrazo!

        reply

Dejar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

FACEBOOK